Saltar al contenido

Presiones y necesidades | Herramientas de Web Marketing

5 enero, 2019
presiones necesidades marketing

¿Recuerdas cuando Leibniz introdujo la energía potencial? Para él era imposible que el producto de la masa de un cuerpo por el cuadrado de su velocidad pudiera representar la única forma de fuerza, porque el movimiento también puede ser creado de una manera diferente a la transmisión por choque.

Habría una fuerza viva absoluta, una fuerza viva absoluta, una energía para la cual un objeto es capaz de producir efectos o variaciones que en sí mismos no podrían ser realizados. Por lo tanto, habría una fuerza actual y una fuerza latente que justificaría la imagen de la multiplicidad de la energía.

Si en física podemos divertirnos con los números y los cálculos, en el estudio del comportamiento humano nos rompemos la cabeza para entender la razón de ciertos movimientos.

¿Por qué nos sentimos atraídos por esa persona? ¿Por qué nos enamoramos? ¿Por qué mentimos en esa situación? ¿Por qué descartamos o compramos ese producto? ¿Por qué lo pusimos en el armario y nunca lo usamos? ¿Por qué ya no podemos prescindir de ella y recomendársela a nuestros conocidos? ¿Por qué nos hicimos pasar por mayordomos en la enésima llamada de Annamaria de Tele2 diciendo que el caballero, el todopoderoso anfitrión, y el único que tomaría decisiones indiscutibles sobre asuntos telefónicos, estaría de vacaciones en Sudamérica durante los próximos 4 meses?

Demos un paso atrás…. y volvamos a las fuerzas latentes que actúan dentro de nosotros y a los choques a los que está sometida nuestra persona.

Mientras que el individuo tiene necesidades, el medio ambiente es un lugar de presión.

Se distinguen según su intensidad y en relación con la condición de ser reales o simplemente percibidos por el sujeto.

Las presiones, por lo tanto, corresponden al poder que un objeto, una persona, una situación, un estado emocional, son capaces de inducir o impedir una actitud, un comportamiento o el logro de un fin.

Los vínculos entre las necesidades, las presiones, los comportamientos y los objetivos distan mucho de ser obvios y el comportamiento siempre está determinado por múltiples factores.

Nos preguntábamos, en el post sobre el mercado de referencia de una empresa financiera, cuáles podrían ser las razones que llevan a la gente a tomar ventaja de un préstamo, o a comprar el dinero del producto a un precio dado por el costo del dinero más el costo de los servicios funcionales a su prestación.

La respuesta es aparentemente simple. Una persona necesita dinero porque realmente lo necesita, de lo contrario no tendría que solicitar un préstamo y pagar intereses por él.

Por otro lado, cuando vamos al restaurante a satisfacer nuestra “hambre” porque preferimos la pasta con salsa a la pasta con erizos de mar que sin duda cuesta algo más?

¿Y si este plato, en lugar de ser consumido en una trattoria suburbana, se disfruta en un restaurante de lujo en medio de una plaza de renombre en una próspera ciudad turística italiana?

¿Qué es la necesidad? ¿Qué es un placer? ¿Qué nos exige la empresa?

En la página de inicio de la página web de Euro Fiditalia que estábamos analizando, vemos a los recién casados, a las familias de vacaciones, a las personas que están embelleciendo y renovando sus casas, mejorando su futuro.

En la página relativa al producto estrella de la compañía, la venta del quinto, se encuentra la representación en flash del flyer que actualmente distribuye la citada entidad financiera.

En detalle, mirando la hoja representada en el interior, leemos las palabras”baby sitter”,”fin de semana en París”,”pago a plazos”, se puede adivinar la palabra”supermercado”, vemos los adjetivos”mensual” y”nuevo” asociados a dos productos o servicios cubiertos por la calculadora.

En resumen, se trata de nombres vinculados a gastos más o menos comunes a los que se enfrenta la gente en la vida. Visitando las páginas web de otras entidades financieras y echando un vistazo a su material promocional en papel, podemos añadir a la lista electrodomésticos, electrónica y tecnología (especialmente ordenadores y teléfonos móviles), muebles y mobiliario, gastos médicos (incluidos los de los dentistas), salud y estética, medios de locomoción como motocicletas, autocaravanas y barcos.

Sin embargo, en general, las vacaciones, también debido al período estival, las casas y los coches.

Los mensajes publicitarios de las distintas entidades financieras nos permiten vislumbrar un futuro tranquilo, sereno y alegre.

Los protagonistas son profesionales o parejas jóvenes que planean algo juntos, ancianos tiernos que se abrazan y se abrazan, jóvenes que sonríen e incluso se ríen.

En las comunicaciones de las empresas financieras existe el deseo de que las personas se mejoren a sí mismas, construyan un futuro mejor y hagan sus vidas más pacíficas. Esto es posible a través de la compra de un producto financiero medios a su vez para adquirir los otros medios mencionados anteriormente… los objetivos de un futuro mejor, una vida más cómoda y pacífica.

Por otro lado, esto contrasta con la primera idea que se me ocurrió: sólo se pide financiación cuando realmente se necesita, cuando se está en un estado de estricta necesidad.

Henry Murray, la expresión más autorizada de una psicología de la motivación basada en una taxonomía de las necesidades definidas, allá por 1936 en Exploraciones de la personalidad, la necesidad como una fuerza en la región cerebral que organiza la percepción, la inteligencia, el pensamiento, la acción, con el fin de restaurar o lograr una situación de equilibrio.

Todavía distinguía las necesidades primarias, o viscerales, de las necesidades secundarias o psicogénicas.

Los primeros incluyen las necesidades físicas del cuerpo e incluyen las necesidades de aire, agua, alimentos, sexo, lactancia materna, micción, defecación, evitar el peligro, calor y frío. Estas últimas corresponden a las necesidades expresadas por el individuo en respuesta a las presiones y condiciones del mundo circundante con el que interactúa. Estas incluyen las necesidades de adquisición, preservación, orden, retención, construcción, superioridad, éxito, reconocimiento, exhibición, evitar el ridículo y la vergüenza, defensa, ponerse a prueba, dominación, deferencia, influencia, autonomía, contradependencia, agresividad, rendición, vacilación de reproches, afiliación, confidencialidad, protección, socorro, juego, conocimiento, exposición.

Las necesidades actúan tanto a nivel manifiesto como latente. Las necesidades focales están ancladas en comportamientos y objetivos específicos, las necesidades generalizadas están interconectadas a una multiplicidad de objetivos y a una multiplicidad de comportamientos.

La satisfacción de las necesidades primarias es generalmente una prioridad y condiciona el desarrollo y la satisfacción de las necesidades secundarias. En cualquier caso, es el entorno y sus presiones lo que determina tanto su apariencia como las condiciones para su satisfacción.

La lista de Murray está incompleta y es redundante. El descanso y el movimiento, por ejemplo, son tan esenciales como el sexo. La necesidad de novedad o habilidades podría incluirse entre las psicógenas.

Además, la distinción entre las diversas necesidades también podría ser arbitraria, al igual que las inclusiones y las omisiones.

Si la lista está abierta a la crítica, la distinción entre los diferentes tipos de necesidades es útil, por el momento, para investigar el lado profundo de las necesidades, y luego entender qué correspondencia puede haber con las necesidades representadas, al nivel más superficial, en la publicidad de los productos financieros.

¿Las necesidades representadas en las comunicaciones de las corporaciones financieras serían viscerogénicas o psicogénicas? ¿Corresponden estas representaciones a las necesidades reales de las personas o las comunicaciones presionan para que aparezcan o se estimulen dichas necesidades? ¿Siguen siendo necesidades focales o generalizadas?

Inspirándonos en Leibniz, nos damos cuenta de que hay varios factores, manifiestos y latentes, que contribuyen a una motocicleta, en este caso la compra de un producto o servicio.

En el próximo artículo continuaremos profundizando en el análisis de las necesidades, centrándonos precisamente en la armonía que existe entre el desarrollo de las necesidades y el de la personalidad.

NEGOCIO VIVO – seo malaga Empresa pagina web malaga Community manager malaga

 

Llámanos